Categorías

Mi mayor error al empezar Arquitectura

Imprimir

Como ya te he anunciado durante los últimos días, hoy te voy a contar el mayor error que cometí cuando empecé a estudiar Arquitectura.

  • No tiene nada que ver con la carrera: arquitectura era superemocionante y me apasionó desde el principio. Por supuesto que no me arrepiento.
  • Tampoco está relacionado con la ciudad en la que estudié: en Granada se vive estupendamente, y se tapea de maravilla, a pesar del frío que cae en las noches de invierno.
  • La Universidad de Granada tampoco fue un problema. Cierto es que la Escuela de Arquitectura era muy joven todavía y había gente que decía que eso le daba menos prestigio, pero ni entonces ni hoy veo eso como un problema o desventaja. Pienso que no ha tenido repercusión ni en mi formación ni en mi vida profesional.
  • ¿Es entonces el alojamiento o los compañeros de piso que elegí? Tampoco.

¿Entonces de qué se trata?

Te lo digo ahora mismo:

Cuando empecé a estudiar Arquitectura…

…dejé de hacer deporte

¡Eso es!

Visto desde mi punto de vista de hoy, dejar de hacer deporte fue el gran error que cometí al entrar en la universidad.

Pasé de estar muy activo a diario en natación, squash, tenis, fútbol sala, voleibol, etc. a apenas hacer algo de deporte una vez al mes. Si te parece que esto no tiene que ver con los estudios, con la Arquitectura, etc, sigue leyendo porque te explico en qué afecta el deporte a tu rendimiento.

Sé que en aquella época estuve condicionado por lo que oía. Y me dejé llevar. Todos decían que en la universidad había que dedicarse completamente a estudiar y que especialmente en arquitectura no hay tiempo para nada.

No culpo a nadie, es mi responsabilidad.

Pero tampoco me culpo a mí.

Sé que tomé la decisión que en aquel momento consideraba más adecuada, dados mis conocimientos y las circunstancias que me rodeaban.

Pero a día de hoy considero que fue un error y los errores están ahí para aprender.

Quien no se equivoca, es porque no arriesga lo suficiente. Y quien no arriesga, no gana. Así que equivocarse no es nada malo. Lo malo es no aprender de ello y no tomar las medidas oportunas para que no vuelva a ocurrir.

¿Por qué hoy pienso que fue un error?

Lo puedo englobar todo en un único motivo: el culto exagerado a la Mente que damos en nuestra cultura occidental, en detrimento del Cuerpo y del Alma.

Aparte de que no estoy de acuerdo en la división del ser humano en esas 3 partes (cuerpo, mente y alma), tendemos a considerar la Mente como una deidad y al Cuerpo como un simple vehículo, un contenedor de la Mente que la lleva de un lado a otro. Del Alma ni nos acordamos.

Hoy tengo la firme creencia de que todo interactúa en nosotros y que, si tengo algún problema emocional, no podré concentrarme y si tengo dificultades en el trabajo, no podré rendir físicamente ni disfrutar con los amigos. Igualmente, si tengo un problema físico no podré producir el trabajo que quiero.

Cuando empecé a estudiar Arquitectura, me dediqué por completo a cultivar la mente y abandoné los otros 2 sectores.

Hoy me pregunto si no habría conseguido mejores resultados en mis asignaturas de dibujo, proyectos o construcción en el caso de que me hubiera mantenido haciendo deporte. Porque hoy sé que rindo mucho mejor cuando hago deporte.

También me pregunto si tendría hoy las molestias de espalda constantes que tengo, en caso de no haber dejado de hacer deporte frecuentemente durante unos 10 años de mi vida. Las consecuencias de ese tipo de rutinas pueden ser irreparables.

01-Deporte-

Las 10 aportaciones que el deporte tiene sobre mí

A continuación te relato las principales repercusiones que tiene el deporte sobre mí y, como comprobarás, no son todas físicas:

  1. Me siento mejor, siento que mi cuerpo respira, que se estira, que está activo. Me siento mucho más vital.
  2. El deporte me relaja. A pesar de lo que puedan pensar quienes no hacen deporte, la actividad física relaja. Es cierto que te activas durante ese tiempo, pero al terminar todo tu cuerpo se siente mucho mejor, más relajado. Y se duerme mejor, por supuesto.
  3. Mis preocupaciones desaparecen, o se reducen. No hay nada como nadar en piscina cubierta. Cuando sales te das cuenta de que se te han pasado todos los malos rollos, todas las preocupaciones. ¡Todo fuera de un plumazo!
  4. El deporte me hace trabajar más concentrado. Al tener una cantidad de tiempo más limitada para trabajar y tener el objetivo de que a determinada hora me iré a hacer deporte, mi rendimiento es mucho mayor.
  5. Trabajo más ilusionado. Saber que al terminar de trabajar me voy a cuidar físicamente me motiva. Es como un regalo que me hago a mí mismo, como un caramelo.
  6. Estoy más flexible, más fuerte y tengo mayor resistencia. Puedo enfrentarme con mejores condiciones al día a día.
  7. Me permite conocer gente nueva y relacionarme en mi tiempo de ocio. Esto es especialmente interesante cuando te mudas a vivir a otra ciudad, porque te permite abrir tus círculos de amistades más allá del trabajo de una manera relativamente fácil. Pero aunque hayas vivido siempre en la misma ciudad, te permitirá conocer a gente fuera de tu círculo convencional y te abrirá puertas que desconocías.
  8. El deporte me anima, me da un empujón al estado de ánimo e incluso a la autoestima. Cuando hago deporte, siento que puedo con todo.
  9. Al igual que me ocurre a mí, parece que le ocurre a los demás. Así que donde se hace deporte suele haber buen ambiente, la gente está de buen ánimo, se ríen y eso se contagia. Aunque no siempre es así y puesto que soy libre para elegir donde quiero ir, prefiero evitar los sitios donde la gente no sonríe ni se toma el deporte como una diversión.
  10. Por todo lo anterior, el deporte me produce buen rollo, sonrío más, me hace sentir bien conmigo mismo y con los demás. Me hace ser mejor persona.

Me parece que 10 motivos son más que suficientes para justificar que no debí dejar el deporte de lado.

Pero, ¿era viable para mí hacer deporte en la carrera?

Durante los estudios tenía las mañanas completas con clases, normalmente de 8.00 a 14.30h y las tardes cuando no tenía clases prácticas, las pasaba estudiando o dibujando.Entonces, ¿era posible hacer deporte en esas condiciones?

Si entonces hubiera tenido la mentalidad de ahora, habría encontrado un hueco en cualquier momento para hacer deporte al menos 3 ó 4 veces en semana.

  • Podría haber sustituido un par de comidas a la semana relativamente copiosas de mediodía (típicamente españolas…) acompañadas de media hora de siesta (típicamente andaluza…) por media hora de piscina y un sándwich rápido. Esta es probablemente una costumbre que he adquirido en Suiza y que sé que me funciona. Empiezo la tarde con las pilas cargadas y con todas las ganas del mundo.
  • O podría haber terminado de estudiar sólo media hora antes por la noche para salir pitando a jugar al tenis. La tarde así habría sido seguro más productiva. Al tener un objetivo en mente y un tiempo limitado para llevarlo a cabo, es más fácil optimizar recursos.

Siempre existen posibilidades. Lo importante es querer.

Mi relación con el deporte hoy

Dicho lo anterior, tengo que decir que en el momento actual no es que sea yo un deportista de élite, jaja, ni mucho menos.  De hecho, quizá sea esta mi peor etapa físicamente en los últimos 3 años.

Después de vivir en Amsterdam y antes de vivir en Suiza hice una pausa laboral de 10 meses que me permitieron retomar la actividad física.

Y la recuperé a tope.

Me puse completamente en forma con la danza contemporánea, retomé la natación y empecé con otras actividades del tipo yoga. He llegado a hacer hasta una media de 15 horas de deporte a la semana.

Pero recientemente tuve un tirón en la espalda y una lesión en el pie que me duró más de lo esperado y que me han dejado durante los últimos 4 meses sin poder hacer todo el deporte que me apetecía.

Poco a poco estoy recuperándome y he vuelto a nadar, aunque despacito y en pequeñas cantidades. Pero es suficiente. Prefiero asegurarme que puedo hacer media horita de deporte al día, antes que forzar la máquina.

La mayor dificultad para quienes no hacen deporte

Si eres de los que no hacen deporte y un artículo como este no te afecta, te recomiendo que busques aquello que te guste. Si crees que hacer deporte consiste en hacer flexiones y salir a correr solo cuando llegas a casa por la noche te equivocas. Hay infinidad de posibilidades y las hay divertidísimas y para todos los gustos.

Si piensas que no te gusta la actividad física, es que no has encontrado lo que te gusta.

Prueba diferentes deportes, bailes, sal de excursión… Prueba y prueba hasta que encuentres una actividad que te guste y un grupo en el que te sientas cómodo. Anímate con algún amigo. En cuanto empieces a pasártelo bien, no podrás dejar de ir.

Verás como te sienta estupendamente. Tu rendimiento, tu condición física e incluso tus habilidades sociales mejorarán.

En vista de todo esto, ¿qué debes hacer tú cuando empieces la universidad?

Pues eso lo tienes que decidir tú.

Mi recomendación es que, si en la actualidad haces deporte, no lo dejes. Y si eres de los que no hacen, te animo a que busques aquello que te guste.

Espero que mis reflexiones te sirvan de orientación y te den un nuevo punto de vista. Apuesto a que en tu entorno la mayoría de la gente adulta no llega a hacer de media 1 hora de deporte a la semana. No esperes que esa gente te anime a practicarlo.

Esta es mi opinión hoy. Pienso que si volviera a empezar la carrera con los conocimientos que hoy tengo, me mantendría activo físicamente. Pero no puedo asegurarlo, porque realmente la carrera de Arquitectura es muy exigente y hay que pasar muchas horas trabajando y dibujando.

La pregunta es:

¿Compensa sacrificar media hora de estudio para mantenerse en forma?

Hoy pienso que y procuro ponerlo en práctica.

Yo sé que yo rindo más con 1 hora de deporte y 7 de trabajo, que trabajando 8 horas.

***

Espero que te haya gustado y sobre todo espero que te sirva. Aunque no tiene directamente que ver con el dibujo, tiene que ver con cómo afrontar los estudios y la vida. Si contarte mis errores puede ayudar a minimizar los tuyos me doy por muy satisfecho.

Comparte el artículo si te ha gustado =)

No comments yet.

Leave a Reply

Pablo Domingo Montesinos participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es y Amazon.de.

Amazon y el logo de Amazon son marcas registradas de Amazon.com, Inc. o sus afiliados.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR