Categorías

Ciudades con calidad de vida: los 5 parámetros que deben cumplir

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Más allá de los famosos Planeamientos Urbanísticos como el Plan Cerdá de Barcelona o el Plan Hausmann de París quería compartir contigo las enormes virtudes de otros planes urbanos más desconocidos pero sin duda de enorme calidad.

Estoy seguro de que no conoces el plan urbano para el barrio de Sant Oleguer en Sabadell. Yo tampoco. No sé quiénes fueron las personas responsables, ni había oído hablar del barrio hasta que no conocí a mi novia y me vine a vivir aquí hace un par de días, pero te puedo asegurar que la calidad de vida en este barrio es altísima.

En este artículo desgranaré para ti las características que un diseño urbano de calidad debería tener. Sin duda podrás reconocerlas en barrios que conoces y quizá te ayude a discernir por qué estás más a gusto en unas zonas de la ciudad que en otras.

Espero que te guste 🙂

La importancia del urbanismo

De Dietmar Eberle (arquitecto austríaco) aprendí que la faceta más importante a cuidar en el diseño de cualquier edificio es la urbana. Habrá quien se eche las manos a la cabeza porque piense que lo más importante es el diseño adecuado de los cuartos de baño o la posición de las escaleras. Pero sé que Eberle está en lo cierto.

Su razonamiento: los aspectos urbanos afectan a muchas personas durante mucho tiempo. Por muchas personas podemos entender a cualquier habitante de la ciudad o de fuera que pase por delante del edificio, ya que se trata de una zona pública. Por mucho tiempo podemos calcular unos 100 años, incluso más allá de la vida útil del edificio. Las intervenciones urbanas tienen repercusión incluso en legislación, por lo que afectan más allá de lo material.

Por el contrario, cualquier aspecto de diseño interior o estructural del edificio afectará a menos gente (no se trata de zonas públicas, no todo el mundo tiene que pasar por allí delante) y afectará durante menos tiempo (muchas de ellas se pueden modificar al cabo de pocos años)

Si los aspectos urbanos del edificio son los más importantes a tener en cuenta, ¿qué importancia deberíamos dar al diseño de la ciudad?

Toda, sin duda.

El Urbanismo es una rama de la Arquitectura que suele quedar relegada a un segundo plano. ¡Ya está bien de dejar al antojo de políticos y multinacionales el diseño de las ciudades y empecemos a tomar parte!

¡Nos afecta a todos!

¿O hay alguien a quien le guste tener que vivir con las ventanas cerradas por el ruido y los gases de los coches que hay en la calle? ¿A quién le gusta tener que desplazarse en coche 10 minutos para ir a comprar el pan?

¡Existe el urbanismo de calidad! Veamos los principios que debe tener.

Parámetros de un plan urbano de calidad

Me inspiro en el barrio de Sant Oleguer porque es donde resido actualmente y cumple a grandes rasgos con los principios que voy a enunciar. No obstante, se trata de principios aplicables a otras ciudades.

1. Diversificación de tráficos

Las grandes avenidas circundan el barrio, no lo atraviesan. Hacia el interior del barrio existe un gradiente de calles con un tráfico cada vez más menudo. De esta manera, el ruido y las circulaciones más rápidas y masivas quedan en la periferia del barrio, mientras que el interior se caracteriza por el silencio y las velocidades más lentas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con este razonamiento es lógico que los grandes comercios y dotaciones principales vayan a parar a la periferia del barrio, es decir, a las grandes avenidas por donde pasa el transporte público y la mayor parte de la gente. De una manera natural se consigue que quien va a atravesar la ciudad de una punta a otra lo haga por estas grandes avenidas, que llevan el tráfico más rápido.

Pero, ¿cuál es la distancia adecuada de separación entre grandes avenidas? Definir esta magnitud concretamente y de manera universal se hace difícil porque cada ciudad tiene sus propias necesidades y su asentamiento topográfico determinará en buena medida su distribución. Como dato orientativo se pueden tomar 400 metros, que es una distancia que se puede caminar cómodamente en menos de 10 minutos y es la que te llevaría a la parada de transporte público (autobús, tranvía…) más próxima.

La velocidad de las avenidas viene determinada por los vehículos y los semáforos, mientras que la velocidad de las pequeñas calles la definen las personas: los niños, los ancianos. En estas es fácil conversar, incluso escuchar a alguien roncar mientras duerme o cantar mientras cocina.

El coche es una herramienta muy útil y yo diría que necesaria en la sociedad actual, pero no tiene por qué estar presente en todas las calles ni ser el único elemento definidor de la forma y tamaño de las vías públicas. Diversificar tráficos y tener calles únicamente peatonales mejora la calidad de vida las personas que habitamos las ciudades.

2. Ancho de calles variable

Existe una riqueza intrínseca en las ciudades con ancho de calles variable, que tiene su fundamento en las transiciones. El proceso para pasar de una avenida con denso tráfico rodado hasta tu casa, que se puede considerar el nivel máximo de privacidad, es muy agradable si se hace a través de calles de tamaño cada vez menor, incluso pasando por algún pequeño parque. En cambio, todo este romanticismo se pierde si el portal de tu edificio abre directamente a la mayor avenida de la ciudad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por otro lado, la sección de las calles influye en el comportamiento de las personas. Si no me crees, lee Ciudades para un pequeño planeta de Richard Rogers. En este libro se presentan los resultados de un estudio del que se dedujo que la cantidad de relaciones entre las personas que viven en una calle es inversamente proporcional al ancho de la misma.

Es lógico.

  • Imagínate una calle de casas unifamiliares, con la anchura justa para tener un carril de coches y dos aceras laterales de 1.5 metros cada una. La calle tendría un ancho total de unos 6 metros. ¿Cuánto tardas en cruzar de un lado a otro de la calle? No más de 15 segundos. Por otro lado, ¿qué peligro podría conllevar que dejaras a tu hijo acercarse a la casa de su amigo, que vive en la misma calle? Muy poco, probablemente se lo permitirías sin muchos problemas. Además, en una calle tan pequeña es muy probable que te encuentres con las mismas personas frecuentemente y que, simplemente por educación, os terminéis saludando.
  • En cambio, imagínate ahora el Paseo de la Castellana en Madrid, una calle con 12 ó 14 carriles de circulación de vehículos, con aceras de unos 8 metros de ancho cada una y medianas intermedias de anchura similar. Una calle así tiene hasta 100 metros de ancho en algunas zonas. ¿Realmente dejarías a tu hijo cruzar la calle para ir a comprar el pan o visitar a su amigo? A mí se me ponen los pelos de punta cuando veo pasar a un anciano con andador por una calle de estas características. Cruzar la calle te lleva varios minutos esperando en los semáforos. Además, con tanto ruido y con un ritmo tan acelerado, tanto de coches como de personas, es poco probable que no saludes jamás a tus vecinos.

Por tanto, no es lógico convertir todas las calles en amplias avenidas, no tiene sentido. Es necesario que haya un equilibrio: calles grandes para poner en contacto a los que están lejos y calles pequeñas para relacionarse con los que están cerca.

3. Superposición de funciones

Un dato espeluznante que oí hace un tiempo es que en el barrio de Sanchinarro en Madrid todos los metros cuadrados asignados a dotaciones comerciales estaban concentrados en un único centro comercial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ponte en situación. Estás preparando la comida y te das cuenta de que te falta arroz, o pan o patatas o lo que sea. Por fuerza tienes que desplazarte con tu coche 10 ó 15 minutos hasta ese centro comercial. ¡O ir andando y tardar más de una hora entre ida y vuelta! ¿Dónde quedó eso de bajar a comprar el pan y la leche a la tienda de la esquina y en 2 minutos estar de vuelta? ¿O eso de tener la frutería en aquella esquina, la modista en el 2º piso de aquel edificio y la cafetería un poco más para allá?

No se trata de recuperar costumbres pasadas por un romanticismo empalagoso. Se trata de funcionalidad, de ser práctico. Si las funciones básicas las tienes cerca, en poco rato las has resuelto y el resto del tiempo lo puedes dedicar a aquello que prefieras: a hacer deporte, a estudiar, a salir con amigos, a quedar con la familia, a leer, a dormir… a lo que quieras.

Los barrios con gran calidad de vida tienen funciones entremezcladas. Las viviendas, situadas en las plantas altas, están alejadas de miradas indiscretas y liberan la planta baja para funciones comerciales y de servicios. Así, no sólo puedes tener lo que necesitas a la vuelta de la esquina, sino que incluso tu trabajo puede estar a un paso. Una ciudad así está viva de día y de noche.

Uno de los grandes fracasos de la ciudad media norteamericana es la separación entre zona residencial y zona de oficinas. Los “downtown” o centros de las ciudades albergan básicamente oficinas y por tanto están activos de lunes a viernes en horario de oficina. En fines de semana y por la noche son ciudades muertas, vacías y peligrosas. Además, desplazarte de la casa al trabajo te lleva muchos kilómetros. Últimamente el urbanismo que se practica en España responde a este modelo y no nos está conduciendo a mejorar la calidad de las ciudades. Hemos de retomar nuestro modelo, el que funciona.

4. Densidad de población

Hay diversas formas de definir la densidad de población. Una de ellas es la cantidad de personas que habitan por kilómetro cuadrado. No voy a enrollarme con números pero es fácil de entender que la cantidad de gente que vive en un edificio de 20 plantas es muy superior a la que viviría si hubiera casas unifamiliares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La vida de las ciudades no la aportan los edificios, ni los parques, ni las plazas. La vida de las ciudades la aportan las personas que en ellas habitan. Esto es muy importante. Son las personas el motor de las ciudades.

Existen diferentes formas de asentamientos urbanos que están normalmente en función del clima y las costumbres, pero en todo caso la ciudad surge como la necesidad de interactuar entre las personas, ya que el ser humano es un ser social. Por tanto es necesario que la ciudad, como escenario de la vida diaria, favorezca esas relaciones y aproxime a las personas entre sí. Es necesario encontrar un equilibrio y tan perjudicial es una densidad excesiva como una densidad insuficiente. Los modelos actuales de crecimiento urbano pecan normalmente de densidad de población insuficiente. Es necesario para la calidad de vida de las ciudades que haya gente, que te puedas cruzar en la calle con personas, que haya actividad.

Es así, como seres sociales nos sentimos bien cuando sabemos que hay alguien cerca.

5. Zonas verdes

No puede faltar en una buena ciudad las zonas verdes, parques con vegetación, plazas ajardinadas. Son los pulmones de la ciudad, por donde esta respira. Es además recomendable que haya diferentes tamaños, los más grandes para la expansión y el ocio, los más pequeños para el día a día y para quien no quiere o no puede desplazarse. Los parques pequeños actúan como alveolos, mientras que los grandes actúan como verdaderos pulmones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los árboles filtran el aire y lo purifican, nos aportan oxígeno, nos dan sombra, dan cobijo a otras especies animales. Si prescindimos de ellos, estamos quitando parte de la vida, parte de nuestro entorno natural.

Cada vez veo menos parques y eso me entristece. También me ocurre que veo parques excesivamente grandes para la cantidad de personas que potencialmente pueden utilizarlos. En estos casos se convierten en lugares inhóspitos. Se trata nuevamente de la segregación de funciones: aquí las viviendas, aquí las oficinas y aquí el parque. ¡Así no funciona! Todo debe estar conectado.

Bernardo Ynzenga, arquitecto y urbanista de reconocida labor investigadora y docente, dice que 30 metros es la anchura límite que debe tener un parque para que sea seguro. Esto es así porque hasta 30 metros se puede escuchar el grito de una persona en situación de emergencia. Ni a ti ni a mi nos gusta pasar por un sitio inseguro desde el que además nadie me va a escuchar si grito. Son parámetros de psicología que afectan al urbanismo y deben definir nuestras ciudades.

Conclusión

Me gusta mi nuevo barrio 🙂

¿Qué es lo que me gusta de él?

  • Que me despierto de forma natural, con la luz del sol y el cantar de los pajarillos, sin ruido de coches ni humos.
  • Que tengo la verdulería una esquina más arriba, la panadería en la calle de al lado y la ferretería a su lado, que el gimnasio está a 5 minutos y la biblioteca a 7 minutos, andando, claro.
  • Que escucho tararear a la gente cuando salen a tender la ropa.
  • Que a 2 minutos del portal de mi casa hay una calle muy transitada, con autobuses y actividad de gente, bares y movimiento.
  • Que puedo dormir, leer, estudiar y grabar vídeos para Youtube en casa, con la ventana abierta, sabiendo que no va a haber sonidos de cláxones de coches.
  • Que ahora mismo estoy escribiendo sentado en el sofá, que el fresquito de la mañana entra por la ventana abierta y mueve las hojas de nuestra planta, que sólo escucho a una madre hablar con su hija en la lejanía y puedo estar plenamente concentrado y disfrutarlo. Además, sé que dentro de 10 minutos, cuando termine el artículo, me iré a hacer deporte, al gimnasio que está a 5 minutos de aquí. Me gusta que todo sea tan natural, tan cómodo.

***

Espero que te haya gustado el artículo.

Por un lado me apetecía compartir contigo mis reflexiones acerca del urbanismo y la arquitectura. Por otro lado, quería acercarte formas de pensamiento y conocimientos propios de los arquitectos. Como sabes, una de mis intenciones con este blog es acercarte el mundo de la arquitectura para que puedas decidir si quieres dedicarte a él o no.

Espero haber conseguido algo de eso con este artículo.

Si quieres, puedes suscribirte a Lista de Correo para recibir cada nuevo artículo de forma gratuita en tu Bandeja de Entrada. Puedes ver otros artículos relacionados con Arquitectura aquí.

***

Las fotos corresponden como te comentaba al barrio de Sant Oleguer en Sabadell. No es nada excepcional, es simplemente un barrio, y ahí radica su excelencia, en su naturalidad. Pasear por las calles es como hacerlo por las de un pueblo, a pesar de estar en una ciudad de tamaño medio.

¿Hay algún aspecto que creas imprescindible y que me haya dejado en una ciudad con buena calidad de vida?

No comments yet.

Leave a Reply

Pablo Domingo Montesinos participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es y Amazon.de.

Amazon y el logo de Amazon son marcas registradas de Amazon.com, Inc. o sus afiliados.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR