Categorías

Semana laboral de 3 días: ¿sueño o realidad?

Semana Laboral-F

¿Sería posible un mundo laboral con 3 días de trabajo a la semana?

Trabajar 5 días a la semana y descansar 2 sin duda no es un buen balance. ¿Qué te queda libre? ¿Un par de horas al final del día en las que estás demasiado agotado para cualquier cosa y 2 días de fin de semana en los que tienes que hacer la compra y prepararte para el lunes?

De mi experiencia de trabajar en Suiza como arquitecto me quedo con el equilibrio que alcancé en la vida, entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre y es lo que quiero compartir en este artículo contigo. Me parece que no es una utopía como se podría pensar.

Tiene visos de que puede llegar a ocurrir y no soy el único que piensa así. Expertos de reconocido prestigio lo defienden y proponen posibilidades. Te los contaré a continuación. Pero primero quiero compartir contigo algunas experiencias que quizá tengamos en común 🙂

Malas primeras sensaciones

Mi primera experiencia profesional como arquitecto la tuve a la edad de 24 años. Después de 6 años de estudios universitarios, parecía que por fin estaba preparado para empezar a trabajar. Dos semanas después había acumulado un montón de malas sensaciones que sólo con el paso del tiempo he conseguido ir nombrando.

  1. En primer lugar, me sentí un esclavo. Sentía que estaba haciendo un intercambio de mi libertad, de mi tiempo, de mi vida, por unos euros a final de mes. No importa lo bien que trabajes o lo rápido que lo hagas: hasta que no llega la hora, no te vas.
  2.  En segundo lugar me sentía frustrado. Mi opinión contaba poco, me decían lo que tenía que hacer y lo hacía. Sin duda esto es lógico: la empresa no va a confiar en ti hasta que no te conozca y lleves tiempo trabajando para ella. Pero esto no me quita las malas sensaciones. La libertad de la que dispones cuando eres estudiante (durante 20 años) te es extirpada de un plumazo.
  3. Por último me sentía como Bill Murray en El día de la Marmota. Cada día te levantas a la misma hora, coges el mismo autobús en el que ves a la misma gente, trabajas con los mismos compañeros, por medio haces el almuerzo y por la noche vuelves a casa por el mismo camino, cansado como siempre.

¡Ay! Aquel mundo laboral no era el jardín de la piruleta que me había imaginado durante tantos años de estudiante. Pensaba en la libertad que me daría el dinero para poder gastarlo en lo que me apeteciera. Pensaba en no tener que pasar noches enteras sin dormir para entregar proyectos. Pensaba en que no tendría que estar constantemente aprobando exámenes. Pensaba en lo trascendente que sería mi trabajo y lo que afectaría a la gente.

Pero en realidad este mundo laboral tenía también sus lados oscuros.

Mi afán soñador e inconformismo innato me han llevado siempre a intentar encontrar mejores condiciones de trabajo, a eliminar estas sensaciones y buscar satisfacción plena. ¿Sería posible encontrar un lugar donde trabajar más a gusto?

Desde aquella primera breve experiencia he procurado:

  • Reducir mi jornada laboral. Con eso aumenta mi tiempo libre, el cual dispongo a mi manera. Yo soy el dueño de ese tiempo y lo uso para disfrutarlo con la familia, con mi novia, para hacer deporte, leer, dormir o trabajar en mis proyectos. Esto me permite además diseñar cada día de manera distinta.
  • Conferir más sentido a mi trabajo. Como seres humanos tenemos la necesidad de sentir que nuestra labor va más allá de nosotros mismos, que nos trasciende. Participar en proyectos radicalmente innovadores como hice en SeARCH o afectar a cientos de personas a través de esta página web me tranquilizan el alma.

Centrémonos en el primer aspecto. Para ello tuve en Suiza…

…una oportunidad única

Por mucho que a alguien le guste su trabajo, me costaría creer que estuviera dispuesto a rechazar 3 días libres a la semana recibiendo el mismo sueldo y manteniendo su posición en la empresa. ¿Y si fueran 4 los días libres?

En Suiza tuve la suerte de disfrutar de una semana laboral especialmente corta. A los pocos meses de empezar a trabajar para NW Architekten solicité una reducción de jornada al 60% para poder compatibilizar el trabajo con unos estudios de Pedagogía del Movimiento que me apasionaban. Gracias a la excelente predisposición de la empresa a buscar la felicidad del empleado pude permitírmelo, eso sí, de manera excepcional.

Esto sí empieza a parecer un buen balance: 4 días libres frente a 3 de trabajo.

En serio, si no lo has probado, deberías. ¿Qué pasa cuando hay puente y no trabajas el jueves ni el viernes? Imagínate que cada semana fuese así.

¿Qué supone trabajar 3 días?

Aparte de la inmediata y ambigua respuesta de “puedo hacer lo que me dé la gana durante 4 días”, reducir la semana laboral conlleva importantes beneficios a diferentes niveles, tanto para el empleado como para el empleador:

  1. Mejoras el rendimiento, aumenta tu concentración. Trabajar más horas no quiere decir que tengas más rendimiento. ¿Te ha pasado alguna vez que estás trabajando y no rindes? ¿Que se te pasan las horas y no consigues el resultado que buscabas? Reducir las horas de trabajo aumenta ostensiblemente tu capacidad de atención y te obliga a focalizar en lo importante (te recomiendo que leas La semana laboral de 4 horas). Cuando sabes que el miércoles tiene que estar tu trabajo hecho, lo harás. Al final, comprimes el trabajo de 5 días en 3.
  2. Reduces gastos a la empresa: suponiendo que un empleado contratado al 100% rinde el 100%, un empleado contratado al 60% rinde necesariamente un 75% o un 80%, por lo que he explicado anteriormente. Por ello la empresa se está embolsando un 20% gratis.
  3. Empiezas la semana con las pilas cargadas, te comes el mundo, estás a tope, tienes la batería en verde, llena. El lunes no es ya un pesado, triste e inaguantable día, sino el día en que vuelves a la rutina que te hace sentir bien después de un largo fin de semana. Quieres que te den trabajo, lo buscas. Te lo digo por experiencia.
  4. Fomentas tu parte creativa: puedes dedicarte a aquello que te gusta en tu tiempo libre e incluso arrancar un proyecto que te hacía ilusión desde hace tiempo. Esto es muy gratificante. Tienes tiempo para plantearte si en realidad te quieres dedicar a eso o prefieres cambiar de rumbo. El permitir a las personas crecer sólo puede traer beneficios para todos. No soy el único que lo dice: mira más abajo las reflexiones de Carlos Slim.
  5. Aumentas tu optimismo e ilusión: tener la posibilidad de dedicarte a tus aficiones, a tus seres queridos, a ponerte en forma, a formarte… todo esto mejora tu calidad de vida, tu sensación de felicidad y tus niveles de optimismo. Como sabes, soy un defensor a ultranza de la ilusión. Tener empleados pletóricos de ilusión debe ser lo más apasionante del mundo. ¿No crees que merece la pena darle una oportunidad?

Como puedes comprobar, trabajar 3 días no quiere decir trabajar menos, sino concentrar aquel trabajo que te produce dinero en la menor cantidad de tiempo posible y liberar el resto para poder dedicarte a otras cosas que te apasionen.

Inconvenientes de jornada de 3 días

Puesto que lógicamente no todo es de color de rosa, existen inconvenientes en una jornada reducida como esta, pero creo que no son mayores que los de una persona empleada a tiempo completo y, además, son subsanables.

  1. Coordinación de horarios de trabajo: Con los compañeros de la propia empresa no hay problema, porque conocen las condiciones y ahí está el jefe de proyecto para coordinar a los empleados. El problema viene con la gente que trabaja en el mismo equipo pero no forma parte de tu empresa. Ahí es donde habría que hacer un esfuerzo mayor para coordinar correctamente qué días son compatibles para unos y otros.
  2. Mentalización: Trabajar 3 días no significa trabajar menos, sino más intensamente. Es importante este matiz, porque si se reduce la jornada a 3 días de trabajo pero se mantiene el ritmo anterior, el resultado es una bajada del rendimiento. Es muy importante la mentalización de empleado y jefe, para saber que hay que cumplir unos objetivos: pero unos objetivos de resultados, no de tiempo sentado en la oficina.

Estos aspectos pueden parecer importantes dificultades pero pienso que serían fácilmente solucionables si la jornada de 3 días estuviera más extendida. Al fin y al cabo, trabajar de lunes a viernes es una convención. Si la convención cambia y se trabaja de lunes a jueves, desaparece el problema.

¿Quién sabe? Quizá en 2030 sea normal que existan dos turnos de empleados: los que trabajan de lunes a miércoles y los que trabajan de miércoles a viernes.

Estaría genial, ¿no crees?

¿Quién más quiere reducir la jornada laboral?

Como te decía, no soy el único que piensa de esta manera y aquí te presento a otras personas cuya reputación quizá te resulte más fiable.

Carlos Slim

A través del artículo publicado en el Washington Post why a global three-day workweek would be good for innovation (Por qué una semana laboral de 3 días sería buena para la innovación) conocí que Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, proponía una reducción global de la jornada amparándose en las mejoras que ello podría tener para la innovación y la productividad. Si una persona con esa posición lo dice, quizá tenemos que escucharle.

El artículo no tiene desperdicio y aunque te doy una pincelada sobre lo esencial, te recomiendo que lo leas.

La vida útil de las personas está empezando a prolongarse y se dice en el artículo que si se mejora la calidad de vida de los trabajadores, sería posible alargar la vida laboral hasta los 75 años. ¡No te eches las manos a la cabeza! Yo prefiero disfrutar de tiempo libre mientras sea joven, porque cuando sea viejo no sé en qué condiciones físicas y mentales voy a estar. Además, si has trabajado durante 40 años y de repente no tienes nada que hacer, esto sí puede ser para echarse las manos a la cabeza y deprimirse. Sin duda es más acertado encontrar un equilibrio en el largo plazo, en el día a día.

En el artículo también se habla de que liberar de trabajo 4 días a la semana haría crecer los mercados de ocio, por lo que, a nivel global, una cosa se compensa con la otra. No es mala idea, pienso yo.

Por otro lado, dice que los empleados tendrían más libertad para dedicarse a sus proyectos, a desarrollar sus ideas, en definitiva, a explotar su creatividad. Esto acarrearía un beneficio a todos los niveles. Incluso se comenta en el artículo que esta es la estrategia utilizada por Google para incentivar a sus empleados. Al parecer les concede un 20% de su tiempo de trabajo para que lo inviertan en generar ideas y dejar volar la imaginación.

En definitiva, lo que viene a decir Carlos Slim es que desde el punto de vista productivo, trabajar menos es lo más razonable.

Tim Ferriss

Si sigues mis artículos ya habrás oído hablar de este autor. Es autor de 3 libros que han sido best-seller en el New York Times.

Tim Ferriss propone en su libro más reconocido una semana laboral de 4 horas. No está hablando de 3 días, sino de 4 horas a la semana. Hasta qué punto puede llegar a ser cierto no lo sé, pero su libro no tiene desperdicio y su blog tampoco.

Como te explicaba en el apartado de los beneficios de trabajar 3 días, reducir el tiempo de trabajo aumenta el rendimiento y permite focalizar en los objetivos. Es apasionante la justificación que concede Tim en el libro, amparada en leyes comprobadas de reconocidos economistas. Además de reducir el tiempo de trabajo y concentrarte en lo importante, Tim propone la automatización como forma de ingresos pasivos constantes, mientras tú liberas tu tiempo para dedicarlo a aquello que te gusta.

No dejes de leerlo, te cambiará tu visión de la vida.

Adolfo Aristarain

Este director de cine argentino ha conseguido, entre otros, 2 premios Goya y varios premios en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

De su película Martín (Hache) hay una escena en la que, si bien no se propone directamente una reducción de la jornada laboral, sí que se plantea la imperiosa necesidad de replantear los valores de la vida y conceder importancia a las relaciones con las personas

En esta escena el protagonista Martín se lamenta porque le ha dado todo a su hijo, durante su infancia y adolescencia, para que sea alguien en la vida y sin embargo ahora, con 19 años, no hace nada. Su amigo Dante, un personaje fresco, libre y apasionado contradice a Martín enérgicamente: en realidad no le había dado todo a su hijo. Más bien  no le había dado nada. Sólo le había dado las sobras, el tiempo que le sobraba al final del día en el que ya no tenía ganas de escucharle ni de hablarle.

Si todo tu tiempo, todo ese tiempo en el que tienes energía y ganas se lo dedicas al trabajo, ¿qué pasa con aquellas otras cosas que también te importan?

¡Algo está cambiando!

Mientras que lo que estoy contando en este artículo puede sonar a muchos como excesivamente optimista, soñador o alocado, en la calle ya está ocurriendo. No soy ningún vanguardista, lamentablemente 🙂

Con la crisis como telón de fondo están apareciendo numerosos trabajos a media jornada, empleados que tienen el viernes libre, otros que van por las mañanas y sólo algunas tardes…

Aparte de algunos apuros económicos de unos pocos, la mayoría siguen sobrellevándolo bien. Tener más tiempo libre te permite, por un lado, reducir gastos (en alimentación, en transporte) y sobre todo te permite hacer deporte y disfrutar de ti, de los tuyos y de tus aficiones.

En realidad, trabajar menos significa vivir más.

¿Tú qué opinas?

2 Responses to Semana laboral de 3 días: ¿sueño o realidad?

  1. Manuel September 26, 2014 at 6:30 pm #

    Completamente de acuerdo Pablo

Leave a Reply

Pablo Domingo Montesinos participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es y Amazon.de.

Amazon y el logo de Amazon son marcas registradas de Amazon.com, Inc. o sus afiliados.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR